Hace unos días nos llegaron (descubrimos) imágenes de un par de trombas marínas registradas en la región de Castagnetto Carducci (un pueblo toscano de la provincia de Livorno, Italia), que hemos decidido reproducir en el blog.
Las imágenes que acompañan a estas entrada las hemos recopilado de dos fuentes, por un lado el video que colgo en YouTube ALESSANDRO SORACI (creemos que se trata del autor “original” del video, aunque varias web de más o menos noticias parece ser que se lo “apropiaron”) y de la web METEO TOSCANA , donde un colaborador, Vittorio, remitio una foto esplendida de una tromba marína que se registró el mismo día en la misma zona (es probable que no se trate del mismo suceso, pero la foto vale la pena).

Tromba Marina en Livorno 2/2/2015 (Foto de Vittorio para Meteo Toscana).

Tromba Marina en Livorno 2/2/2015 (Foto de Vittorio para Meteo Toscana).

¿Tromba marína? ¿ manga de agua? ¿tornado en el mar? … bueno casi todo es, o puede ser, correcto. Tromba marína y manga de agua son prácticamente sinónimos, pero hay trombas que si son tornados (presentan esa estructura meteorológica) y otras que no lo son.
En cualquier caso su aspecto suele ser el de un embudo que contiene un intenso torbellino que, generalmente, esta conectado a una nube de “tormenta” (cumulonimbos).
Si nos encontramos con una SUPERCÉLULA (una tormenta eléctrica muy severa, bien organizada y persistente), es probable que se llegue a formar un tornado. Generalmente se forma sobre tierre firme (donde se acumula más el calor y los contrastes entre las temperaturas de las masas de aire son más acusados) y luego desplazarse hacia el mar o algún lago. En estos casos estariamos hablando de trombas tornádicas.
Pero son más frecuentes, y por tanto más fáciles de ver, las trombas no tornádicas. No estan asociadas a supercélulas aunque si se suelen formar bajo la base de grandes cúmulos. Su dinámica es muy similar a la de los torbellinos de arena o tolbaneras que son fáciles de observar en playas o en desiertos. Si contamos con una masa de aire sobrecalentada (es más fácil que “suba” su temperatura sobre la tierra por su mayor capacidad calorifica) esta puede producir corrientes que rotan y asciendes desde el suelo (o el agua) hasta la base de la nube. En estos torbellinos existe convergencia o choque de vientos de distinta dirección. También juega a favor de la fromación de estas trombas la presencia de una corriente de aire frío que circule sobre aguas calientes y húmedas favorece una gran contraste térmico y por tanto una fuerte inestabilidad. Además el aire sobre el mar (o lago) es más húmedo y bajo estas condiciones (contraste de temperaturas, ascenso forzado, etc …) puede llegar a condensarse en su ascenso, propiciando un fuerte descenso de la presión atmosférica que origina la forma de “embudo” tan caracteristica.

Y sin más el video de Alesandro Soraci.