… ingredientes perfectos para una ola de frío “de libro”.
1).- Un potente anticiclón posicionado al oeste de las Islas Británicas (1034 mb esta bastante bien).
2).- Una profunda borrasca sobre el Mediterráneo Occidental (987 mb de presión también estan a “la altura”), a mediodía del 5 febrero 2015 esta borrasca se centra al oeste de Córcega.
3).- Masa de aire muy fría sobre Siberia (a estas alturas del año no es ninguna novedad que por allí, hace frío) que se va desplazando por Centroeuropa hasta alcanzar (y rebasar) nuestro querido Pirineo. Esta inundación de aire frío (origen “siberiano”) se ve favorecida por ese pasillo de viento que se forma entre las altas y bajas presiones (flechas amarillas del gráfico).
Hemos recurrido a una imagén de Eumetsat  de satélite meteorológico (Meteosat-9) tratada con con algoritmos matématicos que lográn asignar un color a cada rango de temperatura del aire. Quizás no sea muy “intuitiva”, ya que los colores anarajados y violetas corresponden a temperaturas más bajas que los tonos verdosos y algunas gamas de azules.
Este tipo de olas de frío, al tener un largo recorrido por el continente, suelen ser más bien secas (poca precipitación), salvo en las zonas donde el viento presenta componente marina (en nuestro caso el área Cantábrica, de “refilón” algunas áreas de Cataluña  y, por supuesto, Baleares).